Nuevo dispositivo para no videntes: EyeCane


Simulación de medición de distancia y del espacio (Fuente: Lab. Dr. Amedi)El bastón blanco proporciona asistencia de baja tecnología para las personas con deficiencia visual, pero algunas personas ciegas se oponen a su uso porque son incómodos, no logran detectar obstáculos elevados, o bien porque su uso requiere de largos periodos de entrenamiento para lograr dominarlo.

Las ETAs (según las siglas en inglés de Electronic Travel Aids), son dispositivos de ayuda electrónica que tienen el potencial de mejorar el desplazamiento de los no videntes, y que en sus primeras versiones tenía inconvenientes que limitan su adopción generalizada.

Una nueva ETA, el "EyeCane", fue desarrollado por un equipo de investigadores de la Universidad Hebrea de Jerusalem, y se expande en el mundo de sus usuarios, permitiendo una mejor estimación de la distancia, el desplazamiento en su entorno, y evitando los obstáculos, según demuestra un nuevo estudio publicado en la revista Neurología Restaurativa y Neurociencia.

"El "EyeCane" fue diseñado para aumentar, o posiblemente, en un futuro más lejano, reemplazar el tradicional bastón blanco, añadiendo información de grandes distancias (5 metros) y ángulos. Pero lo más importante es que se elimina la necesidad de contacto entre la caña, el usuario y entorno (lo que hace difícil su uso), por lo que podría utilizarse cómodamente en interiores o ambientes desordenados", dice Amir Amedi, PhD, Profesor Asociado de Medicina Neurobiológica en el Instituto Israel-Canadá para la Investigación Médica (IMRIC), de la Universidad Hebrea de Jerusalem.

El EyeCane traduce la información del punto de distancia en señales auditivas y táctiles. El dispositivo es capaz de proporcionar al usuario información sobre la distancia de forma simultánea desde dos direcciones distintas: directamente delante de la percepción de larga distancia y detección de obstáculos cintura-altura y apuntando hacia abajo en un ángulo de 45 ° para la evaluación a nivel del suelo.

El usuario escanea un objetivo con el dispositivo, el dispositivo emite un haz estrecho con alta resolución espacial hacia el objetivo, el rayo golpea el objetivo y se devuelve al dispositivo, y el dispositivo calcula la distancia y la traduce para la interfaz de usuario.

El usuario aprende intuitivamente dentro de unos pocos minutos a decodificar la distancia del objeto a través de frecuencias de sonido y/o amplitudes de vibración. Las recientes mejoras han simplificado el dispositivo, por lo que su tamaño es de 4 x 6 x 12 cm., y un peso de menos de 100 gramos. "Esto permite una mayor facilidad de desplazamiento, abarcar más objetivos, y al tiempo que aumenta la vida de la batería", señala el profesor Amedi.

Los autores llevaron a cabo una serie de experimentos para evaluar la utilidad del dispositivo tanto para personas ciegas como para videntes con los ojos vendados. El objetivo del primer experimento era ver si el dispositivo podría ayudar en la estimación de la distancia. Después de menos de cinco minutos de entrenamiento, tanto las personas no videntes como las videntes fueron capaces de estimar la distancia con éxito en casi el 70% del tiempo, y la tasa de éxito superó el 80% para dos de los tres participantes ciegos.

"Fue increíble ver cómo esta distancia adicional cambió la percepción de su entorno", señala Shachar Maidenbaum, uno de los investigadores del equipo del Prof. Amedi. "Un usuario lo describió como si su mano estuviera de repente en el lado opuesto de la habitación, como si su mundo se hubiera ampliado."

Un segundo experimento analizó si el EyeCane podría ayudar a las personas a desplazarse por un corredor desconocido midiendo el número de contactos con las paredes. Los que utilizan el bastón blanco, contactaron con la pared en un promedio de 28.2 contactos, mientras que con el EyeCane tuvieron sólo 3, lo que significó una reducción de casi 10 veces menos.

Un tercer experimento demostró que el EyeCane también ayudó a los usuarios a evitar las sillas y otros obstáculos naturales colocados al azar en los alrededores. "Uno de los principales resultados que mostramos aquí es que incluso luego de menos de cinco minutos de entrenamiento, los participantes fueron capaces de completar las tareas con éxito", dijo el Prof. Amedi. "Este requisito de entrenamiento corto es muy significativo, ya que hace facilita el uso del dispositivo. Cada uno de nuestros usuarios ciegos quisieron llevarse a casa el dispositivo con ellos después del experimento, y creyeron que podrían incluirlo inmediatamente a su vida cotidiana", añade Maidenbaum.

El laboratorio de Amedi también participa en otros proyectos para ayudar a las personas no videntes. En otra publicación reciente en la revista Neurología Restaurativa y Neurociencia introdujeron el "EyeMusic", que ofrece mucha más información, pero requiere de un entrenamiento más intensivo. "Vemos las dos tecnologías como complementarias" agrega el Prof. Amedi. "Se podría utilizar el EyeMusic para reconocer puntos de referencia o un objeto particular, a la vez que utilizar el EyeCane para llegar a él de forma segura y evitar colisiones."

Para más información sobre los dispositivos, se puede visitar la página web del laboratorio del Prof. Amedi: http://brain.huji.ac.il/

 

Fuente: www.pddnet.com