Supernovas riegan la Tierra con desechos radiactivos


Un equipo internacional de científicos ha encontrado evidencia de series de explosiones masivas de supernova cerca de nuestro sistema solar, que roció la tierra con desechos radiactivos. Los científicos encontraron hierro 60 radiactivo en muestras de sedimentos y cortezas obtenidas de los océanos Pacífico, Atlántico e Índico.

El hierro 60 estaba concentrado en un período entre 3.2 y 1.7 millones de años atrás, lo cual es relativamente reciente en términos astronómicos, dijo el investigador líder Dr. Anton Wallner de la Universidad Nacional de Australia. “Nos sorprendimos enormemente de ver desechos distribuidos a lo largo de 1,5 millones de años” dijo el Dr. Wallner, un físico nuclear en el Instituto de Investigación ANU de Física de Ingeniería. “Sugiere que hubo una serie de supernovas, una detrás de la otra, es una coincidencia interesante que correspondan a cuando la tierra se enfrió, moviéndose desde el período plioceno hasta el pleistoceno”.

El equipo de Australia, de la Universidad de Viena en Austria, la Universidad Hebrea de Jerusalem en Israel, la Corporación Shimizu y la Universidad de Tokyo, La Universidad Nihon y la Universidad de Tsukuba en Japón, Collecciones Senckenberg del Museo de Historia Natural de Dresden y Helmholtz-Zentrum Dresden-Rossendorf en Alemania, también encontraron evidencia de hierro 60 de una explosión supernova anterior hace 8 millones de años aproximadamente, coincidente con cambios globales en la fauna en el período mioceno.

Una supernova es una explosión masiva de una estrella cuando se queda sin combustible y colapsa. Aunque la tierra hubiese sido expuesta a un bombardeo cósmico de rayos, la radiación hubiese sido demasiado débil para causar un daño biológico directo o desencadenar extinciones masivas. Uno de estos isótopos es el hierro 60 con una media vida de 2.6 millones de años, a diferencia de su primo estable el hierro 56. Cualquier hierro 60 que data de la formación de la tierra hace más de 4 billones de años ha desaparecido.

Los átomos de hierro 60 alcanzaron la tierra en cantidades minúsculas por lo que el equipo necesitó de técnicas extremas para identificar los átomos de hierro interestelar.

Wallner montó un equipo internacional para la búsqueda de polvo interestelar de 120 muestras del suelo del océano atravesando los últimos 11 millones de años. El equipo separó luego los pequeños rastros de hierro 60 interestelar de los otros isótopos terrestres usando el Acelerador Heavy Ion en ANU. La edad de los núcleos se determinó a partir de la descomposición de otros isótopos radiactivos, berilio-10 y aluminio-26, usando un acelerador masivo de espectrometría (AMS).

Una posible fuente de las supernovas es el envejecimiento de un cúmulo de estrellas, que desde entonces se ha alejado de la tierra. Un trabajo independiente dirigido por TU Berlín ha propuesto una publicación paralela al respecto. El clúster ya no tiene grandes estrellas, sino que se sugiere que ya han estallado como supernovas, lanzando olas de residuos.