Estudio de la UHJ revela una conexión biológica entre el estrés y la obesidad



Laurel y Hardy y la conexión micro ARN - no es casual que el personaje más pesado es también el más ansioso del dúo (crédito: Petra Pollins)

Por primera vez – investigadores revelaron la conexión entre ansiedad y desórdenes metabólicos a nivel molecular; el descubrimiento abre nuevas posibilidades para detectar y tratar ambos síntomas

Desórdenes metabólicos y relacionados con la ansiedad representan una carga significativa para el cuidado de la salud, y se ubican en el centro de la investigación actual y los esfuerzos terapéuticos. Aunque nosotros asumimos intuitivamente que estos dos fenómenos se superponen, la conexión no ha sido probada científicamente.

Hoy, un grupo de investigadores de la Universidad Hebrea de Jerusalem, dirigido por el Prof. Hermona Soreq del Centro Edmond y Lily Safra para Ciencias del Cerebro y el Departamento de Química Biológica en el Instituto Alexander Silberman de Ciencias de la Vida en la Facultad de Matemáticas y Ciencias, reveló los elementos moleculares que conectan la ansiedad con el metabolismo – un tipo de microARN que influencia los mecanismos biológicos compartidos.

“Nosotros ya sabemos que existe una conexión entre cuerpo y mente, entre lo físico y lo emocional, y los estudios demuestran que el trauma psicológico afecta la actividad de muchos genes. Nuestra investigación previa encontró una conexión entre el microARN y las situaciones estresantes – estrés y ansiedad generan una respuesta inflamatoria y aumenta dramáticamente los niveles de expresión de los reguladores de inflamación de microARN tanto en el cerebro como en el estómago, por ejemplo la situación de los pacientes con la enfermedad de Crohn pueden empeorar bajo un estrés psicológico” dice el Prof. Soreq.

En el presente estudio, agregamos obesidad a la ecuación. Revelamos que algunos microARN inducidos por la ansiedad no son solo capaces de eliminar la inflamación sino también potenciar los procesos relacionados con un síndrome metabólico. También encontramos que su nivel de expresión es diferente en distintos tipos de tejidos y células, dependiendo de la herencia genética y la exposición a situaciones de estrés” explica el Prof. Soreq.

La familia de los genes microARN son parte del genoma humano, que fue considerado hasta no hace mucho tiempo como junk-DNA (ADN inútil). Sin embargo, los microARN son conocidos por cumplir un rol importante en regular los procesos de producción de proteínas por otros genes. Estas pequeñas moléculas ARN, que son el uno por ciento del tamaño promedio de un gen que codifica la proteína, actúan como supresores de la inflamación y son capaces detener la producción de proteínas.

Este trabajo de investigación, publicado en la Revista Trends in Molecular Medicine, detalla la evidencia que conecta los caminos de microARN, que comparten las redes regulatorias con respecto al metabolismo y la ansiedad. En particular los microARN involucrados en estos desórdenes incluyen reguladores de acetilcolina actuando en el sistema nervioso y su maquinaria molecular de acompañamiento.

Los desórdenes metabólicos, como la obesidad abdominal y la diabetes, se han convertido en una epidemia global. En Estados Unidos, la prevalencia del síndrome metabólico llega al 35%. En otros países, como Austria, Dinamarca e Irlanda afecta a entre el 20 y el 25 por ciento de la población.

Los desórdenes de ansiedad son más difíciles de cuantificar que los metabólicos. Ellos incluyen desórdenes compulsivos obsesivos, desórdenes de estrés post traumático (PTSD) y fobia. Es difícil de evaluar toda la carga del espectro de ansiedad, debido a procesos fisiopatológicos pobres y sub diagnosticados.

Este nuevo descubrimiento de conexión ofrece nuevas oportunidades para innovadores diagnósticos y para los tratamientos tanto del fenómeno metabólico y de la ansiedad.

“El descubrimiento tiene un valor de diagnóstico e implicancias prácticas, porque la actividad de microARN puede ser manipulada por drogas basadas en el ADN”, explica el Prof. Soreq. “También ofrece una oportunidad para re categorizar ansiedad sana y perjudicial y estados metabólicos relacionados, e informar estrategias para tratar estos desórdenes”.