Estudio demuestra que el reciclaje del agua en Israel aún necesita investigación


Israel es conocido como un líder innovador en maximizar el uso del agua y un importante desarrollador de desalinización del agua y técnicas de reciclaje. Pero dos estudios recientes muestran que las tecnologías están lejos de ser perfectas y necesitan mejoramientos.

Investigadores de la Universidad Hebrea de Jerusalem, y el Centro Médico Hadassah mostraron que vegetales y frutas que crecen en suelos irrigados con residuos de agua reutilizada, expone a  los consumidores a pequeñas cantidades de farmacéuticos que no han sido filtrados del agua.

El estudio, recientemente publicado en la Revista Environmental Science and Technology, encontró muestras de carbamazepina – una droga anti-epiléptica vendida comúnmente bajo las marcas Tegretol, Equetro y Epit – en los test de orina de un grupo de 34 hombres y mujeres. Durante la medida inicial, la mayoría de los participantes tenía niveles bajos o indetectables de carbamazepina en sus sistemas, pero luego de una semana de consumir aguas residuales, sus niveles de carbamazepina aumentaron en comparación con el otro grupo, afirmaron los investigadores.

“La producción de aguas residuales tratadas con riego exhibió niveles de carbamazepina sustancialmente más altos que los productos de regadío de agua dulce” dijo la Profesora Ora Paltiel, directora del Instituto Braun de Salud Pública y Medicina Comunitaria de la Universidad Hebrea-Hadassah, quien dirigió la investigación. “Es evidente que aquellos que consumen productos cultivados en suelo irrigado con tratamientos de aguas residuales aumentan su exposición a la droga. Aunque los niveles detectados fueron mucho menores que en pacientes que consumen la droga, es importante evaluar la exposición en productos comercialmente disponibles.”

El estudio no realiza ninguna recomendación en cómo mejorar este tema, pero dice que se requiere más trabajo en tecnologías de filtración.

En un segundo estudio que se está realizando actualmente, los investigadores en la Universidad de Bar Ilán y el Hospital Tel Hashomer han encontrado una clara conexión entre la carencia de magnesio en las aguas desalinizadas y un índice de muerte más alto en pacientes cardíacos. Los resultados estuvieron basados en 4700 casos en la Encuesta Israelí por el Síndrome Coronario Agudo, un estudio a largo plazo que entre 2002 y 2013 recopiló información detallada sobre pacientes cardíacos en hospitales israelíes.

Numerosos estudios han mostrado que el magnesio ayuda a pacientes cardíacos, y que incluso pacientes con problemas cardíacos significativos (como aquellos que sufren ataques cardíacos) se benefician por tomar suplementos de magnesio. El agua desalinizada – en la cual la mayoría de minerales, incluyendo magnesio, son removidos – comenzó a fluir a través de la grifería israelí en 2006, en áreas limitadas del país (hoy, 75% del agua israelí proviene de fuentes desalinizadas).