Apnea del sueño: hora de despertar a un nuevo diagnóstico


Investigadores del sueño llaman a desarrollar un nuevo diagnóstico para permitir la investigación y el tratamiento de la Apnea del Sueño Obstructiva en un cuarto de las mujeres embarazadas que lo sufren. Los diagnósticos equivaldrían a otros similares a “hipertensión gestacional” y “diabetes mellitus gestacional”.

Estudios recientes revelan que aproximadamente un cuarto de las mujeres embarazadas sufren de Apnea del Sueño Obstructiva (OSA), cesación recurrente o limitación normal de la respiración durante el sueño. Además de ser una causa de la fatiga durante el día, las consecuencias de la OSA que no se tratan incluyen pero no limitan la alta presión arterial, altos niveles de azúcar y enfermedades del corazón.

En adultas no embarazadas, han sido propuestos protocolos para proyectar, diagnosticar y tratar la apnea, y ser la base y el sostén de continuas vías respiratorias. Sin embargo, en las mujeres embarazadas la APNEA no se trata frecuentemente, ya que está sub diagnosticada y no se valora adecuadamente el factor de riesgo con resultados negativos para la madre y el bebé.

Actualmente, en una edición de la Revista Internacional Obstetric Anesthesia, los investigadores del sueño de Israel y Estados Unidos recomendaron un nuevo diagnóstico, “Apnea del Sueño Gestacional”. Esto permitirá a los profesionales de la salud a describir adecuadamente, diagnosticar y tratar la apnea en mujeres embarazadas, igualando otros diagnósticos transitorios durante el embarazo como hipertensión gestacional y diabetes mellitus gestacional.

“Actualmente hay una falta de criterios uniformes de diagnóstico, tratamiento y clasificación de la apnea en la población embarazada, lo cual complica los esfuerzos en determinar los factores de riesgo y las complicaciones de la apnea del sueño gestacional”, dijo el Prof. Yehuda Ginosar, director de la Unidad de Anestesia en la madre y el hijo en el Centro Médico de Hadassah de la Universidad Hebrea y Catedrático en la Facultad de Medicina de la Universidad Hebrea. Ginosar es actualmente profesor de Anestesiología y Jefe de la División de Anestesiología Obstétrica en el Instituto de Medicina de la Universidad de Washington.

En términos de diagnóstico, los doctores y los pacientes pueden atribuir el cansancio diario a “estar embarazadas” y no a la apnea del sueño. En términos de tratamiento, algunos médicos y pacientes pueden considerar a la enfermedad como demasiado reciente para derivarse a médicos especializados en el sueño, lo cual requiere un estudio completo del sueño para su diagnóstico (aunque los recientes estudios del sueño deberían motivar más oportunidades para diagnóstico).

Los investigadores discuten que establecer y codificar un diagnóstico específico de la apnea del sueño requiere más investigación para determinar los criterios y las terapias. Pero como en el caso de otras enfermedades gestacionales, permitirá la vigilancia para limitar los resultados negativos en la madre y en el feto, y facilitará la investigación epidemiológica para monitorear el curso de la condición desde su inicio hacia su posible cronicidad.

“Ha llegado el momento de que nuestra profesión despierte al diagnóstico de la Apnea del Sueño Gestacional. Esto nos permitirá investigar la apnea del sueño obstructiva en mujeres embarazadas más efectivamente, desarrollando e implementando tratamientos más efectivos” dijo la co-autora Dra. Suzanne Karan, una investigadora invitada en el Centro Médico Hadassah de la Universidad Hebrea que es Profesora Asociada de Anestesiología y Directora del Laboratorio de Anestesiología y Fisiología Respiratorias de la Facultad de Medicina en la Universidad  Rochester.