Qué nos diferencia del neandertal?, y por qué sobrevivimos a otros tipos de humanoides ya extintos?


 

Prof. Eran Meshorer, Dr. Liran Carmel y David GokhmanEn paralelo a la existencia del hombre moderno (Homo sapiens), también existieron otros tipos de humanos, actualmente extintos, con los que el hombre vivió en su tiempo, por ejemplo: el neandertal y los homínidos de Denisova recientemente descubiertos en Siberia. Sin embargo, sólo el Homo sapiens sobrevivió. ¿Qué había en nuestra composición genética que nos dio esa ventaja?

Poco se sabe acerca de nuestra composición genética única que se distingue de nuestros primos arcaicos, o cómo ha contribuido la misma al hecho de que somos la única especie entre ellos que logró sobrevivir. Es un enigma nuestra constitución epigenética única, pero no los cambios epigenéticos que han dado forma a nuestra propia especie.

Aunque la genética trata de comprender la secuencia de ADN en sí y los cambios hereditarios en el ADN (mutaciones), la epigenética se refiere a los rasgos hereditarios que no son causados por mutaciones. Más específicamente, a las modificaciones químicas en el ADN que pueden convertirse de manera eficiente y desactivar los genes sin cambiar la secuencia. Esta capa de regulación epigenética controla dónde, cuándo y cómo los genes se activan y se cree que también actúa detrás de muchas de las diferencias entre los grupos humanos. Investigadores de la Universidad Hebrea de Jerusalem han demostrado que muchos de los cambios epigenéticos nos distinguen de los neandertales y los homínidos de Denisova.

En un artículo publicado recientemente en la revista Science, el Dr. Liran Carmel, el Prof. Eran Meshorer (ELSC) y David Gokhman del Instituto Alexander Silberman de Ciencias de la vida de la Universidad Hebrea, junto con científicos de Alemania y España lograron por primera vez, reconstruir el epigenoma del Neanderthal y el del hombre Denisovan. Mediante la comparación del antiguo epigenoma con el de los humanos modernos, identificaron genes cuya actividad había cambiado sólo en nuestra especie durante la evolución más reciente.

Muchos de esos cambios de patrones genéticos, se expresan en el desarrollo del cerebro. También se observaron numerosos cambios en los sistemas inmunológico y cardiovascular, mientras que el sistema digestivo se mantuvo relativamente sin cambios.

Por el lado negativo, los investigadores encontraron que muchos de los genes cuya actividad es exclusiva de los humanos modernos están vinculados a enfermedades como el Alzheimer, el autismo y la esquizofrenia, lo que sugiere que estos cambios recientes en nuestro cerebro pueden ser la base de algunos de los trastornos psiquiátricos que son tan comunes en los seres humanos en la actualidad.

Con la reconstrucción de cómo se regulan los genes en el Neanderthal y el hombre de Denisovan, los investigadores proporcionaron una primera visión de la evolución de la regulación de los genes a lo largo del linaje humano y abren una ventana a un nuevo campo que permite el estudio de la regulación de genes en las especies que fueron extintas hace centenares de miles de años atrás.

 

 

Fuente: Centro Edmond y Lily Safra de Ciencias del Cerebro de la Universidad Hebrea de Jerusalem