Agua de mar desalinizada está relacionada con desórdenes en la deficiencia de Yodo


Planta de desalinización en Israel

Estudios de la Universidad Hebrea sugieren que la desalinización puede aumentar dramáticamente la prevalencia de Yodo cuando se toma de manera inadecuada

20.9.2016

Se calcula que 300 millones de personas en todo el mundo confían en los procesos de desalinización del agua en más de 17.000 plantas en 150 países, y los números son propensos a crecer.

 

 

 

“No existe duda alguna que la desalinización es una bendición. Sin embargo, tenemos que estar conscientes del advenimiento de consecuencias no intencionadas”, dice el Dr. Aron Troen del Instituto de Bioquímica, Ciencia alimenticia y Nutrición de la Universidad Hebrea, en la Facultad Robert H.Smith de Agricultura, Alimento y Medioambiente. “La desalinización elimina los minerales del agua y puede posiblemente disminuir la ingesta de minerales como el yodo que sirve como un nutriente esencial”, agrega.

Su reciente estudio, publicado en Public Health Nutrition, evaluó la relación entre la ingesta del yodo y la función tiroidea en un área donde tomar agua implica hacerlo por agua desalinizada con bajos niveles de yodo. Se encontró una sorprendente y alta prevalencia de ingesta insuficiente de yodo y una fuerte asociación de la disfuncionalidad tiroidea entre los adultos con la baja ingesta de yodo.

El estudio fue realizado en la ciudad de Ashkelon en la costa mediterránea sudeste de Israel – un país con el porcentaje más alto de consumo de agua desalinizada en el mundo, donde cinco plantas de desalinización producen alrededor del 50% de su agua.

En colaboración con el Dr. Dov Gefel del Centro Médico de la Universidad Barzilai en Ashkelon y el estudiante de doctorado Yaniv Ovadia, los investigadores usaron un cuestionario de frecuencia alimenticia de yodo para medir el efecto del agotamiento del yodo en agua para tomar, en la distribución total de la ingesta de yodo. La función tiroidea fue rigurosamente evaluada por una examinación clínica, ultrasound y exámenes de sangre, incluyendo  serum tiroglobulina (Tg) y anticuerpos autoinmunes.

“Nuestra información sobre la ingesta estimada se basa por asociaciones significativas de la ingesta con diagnósticos de desórdenes de deficiencia de yodo y con niveles elevados de tiroglobulina, una supuesta referencia biológica de ingestas inadecuadas”, dice el Dr. Troen.

Con el crecimiento de la población global y escasez de agua en el mundo, la desalinización de agua de mar es usada de manera incrementada para enfrentar la gran demanda de agua que existe.

“La gran dependencia en la desalinización podría contribuir a un aumento de los desórdenes de deficiencia del yodo, que pone en el tapete un tema de nutrición y salud pública de preocupación mundial”, dice el Sr. Troen. “Esta investigación apoya la urgente necesidad de probar el impacto del agua desalinizada en la salud tiroidea en Israel y en cualquier otro lugar”, concluye el Dr. Troen.

La deficiencia de Yodo es la única y más importante causa de deficiencia mental e intelectual en el mundo.

“Afortunadamente, cualquier problema con la nutrición del yodo que pueda emerger de la desalinización puede ser fácilmente y de manera barata remediada por yodización de la tableta de sal”, explica el Dr. Troen. “A diferencia del magnesio, la solución es relativamente clara – iodizar la sal, a partir de una legislación de control de ingesta de yodo para asegurar que la yodización  no exceda los límites permitidos”.

Los cálculos aproximados de los potenciales costos para el tratamiento de los niños que nacieron en Israel, si un cuarto de la población es moderadamente deficiente es de un billón de shekel por año (265 millones de USD). Este cálculo está basado en un estudio por Monahan M. et al, en Lancet Diabetes and Endocrinology 2015.